Buscar
  • El breve espacio

Se fue a trabajar al Norte y nunca volvió


Ficción


Luis Enrique Ortiz

Mi hermano la libró de la migra y su esposa de ser violada en El Sásabe, hace 30 años.

Superó la deportación y entró de nuevo por La Rumorosa, el infierno helado. Salió por el casino Golden Nuts y de ahí morado de frío llegó a Alpine.

Con dos hijos nacidos allá, fue detenido años después durante tres meses junto con catrachos, haitianos, venezolanos y africanos.

La libró porque pidió asilo y demostró que un narcopolicía quiso matarlo en la Colonia México de Ciudad Obregón.

Tenía un año arreglado papeles y hasta dejó de pistear, ya casi no hablaba por teléfono.

Pero al inicio de la pandemia se quedó sin trabajo, llamó y dijo extrañar a los viejos.

Ayer fue enterrado en una fosa común de Nueva York junto con catrachos, haitianos, venezolanos y africanos. Nunca regresará a Puebla, Culiacán o Chiapas.

Lo mataron el Covid y la economía de mercado.

7 vistas

©2019 por El breve espacio. Creada con Wix.com