Buscar
  • El breve espacio

Lola encabeza la Revolución de los Ovarios; Montes Piña en la lona.


Dip. María Dolores del Río. MC

Luis Enrique Ortiz

Si hubo una ganadora en este recién clausurado –y sui géneris- periodo ordinario de sesiones de la LXII Legislatura local, fue Lola, la ex alcaldesa de Hermosillo que nos dio agua en tandas. Desde enero nadó entre tiburones, rémoras, babosas y pepinos de mar, hasta lograr encabezar a MORENA (sic) en su lucha por la paridad total y la equidad de género.

Con un discurso medianamente crítico ante el Gobierno de México, por el asunto de las pruebas para detección de Covid-19, la diputada María Dolores del Río Sánchez, ha evitado el enfrentamiento con los 11 diputados de MORENA y cada vez que puede se toma la foto con uno o varios de ellos como diciendo, “miren, soy la verdadera coordinadora de esta fracción antes sin rumbo”.

Del Río Sánchez, frenó al diputado del ex PES, Jesús Alonso Montes Piña quien fue –muy mal- dirigido desde Palacio de Gobierno, para impulsar una reforma electoral que MORENA siempre rechazó vehementemente, pero nunca explicó por qué.

La franquiciataria de Movimiento Ciudadano en el Norte de Sonora, no paró hasta sacar de sus casillas y hacerle tremenda manita de cochi sicológica, tumultuaria y totalmente femenina al profe radicado en San Luis Río Colorado.

Dip. Jesús Alonso Montes Piña. PES

Me cae que casi lo hizo llorar, pues su derrota en este tema lo saca de muchas jugadas políticas, en especial de ir aliado con alguien para ser elegible para lo que sea, incluyendo la alcaldía del noroccidental municipio mixto de Sonora y Baja California.

Lo peor de todo, es que envalentonados y por fin con dirección política (aunque sea coyuntural), la fracción de MORENA recurrió a la burla, el escarnio y la descalificación contra Montes Piña, quién ya sin nada que perder, subió al podio del Pleno del Congreso local, a contestar “las barbaridades que aquí se acaban de decir”, lo precedió el diputado Raúl “Pillo” Castelo, quien después del reclamo del que sangraba por la herida, la compasión política lo hizo ofrecer una disculpa pública al ángel caído.

Pero no fue sólo la burla lo que enojó a Montes Piña, sino la incongruencia de un MORENA que, con las vestiduras rasgadas y el apoyo del Centro del país, decía “no a las reformas electorales en tiempos de pandemia”, cuando la homologación de leyes, que, en materia de paridad de género, encabezó Lola, implican algunas reformas al marco legal electoral de Sonora.

Flaco, cansado, ojeroso y sin alusiones, Montes Piña se va a San Luis rumiando su derrota. Allá lamerá sus heridas el viejo zorro magisterial, pensando en cómo remontar, lo que quizá nunca suceda.

Hasta la diputada del PAN, Alejandra López Noriega, se sumó a la Revolución de los Ovarios, para darle palo a la misoginia en el reparto del pastel político sonorense.

Lola conoce el corazón de las mujeres panistas y hasta en eso pensó. Ninguna panista que se respete desaprovecharía una oportunidad como esta, para seguir viva en un partido dirigido por el machismo feudal y el despotismo ilustrado del PAN como institución.

Las dos diputadas del ex PES y la del PT no fueron problema, era en automático que debían sumarse a una reforma que las empodera estén donde estén. Mucho que ganar, nada que perder.

La tirada de Lola era lograr la presidencia de la diputación permanente, la cual en tiempos de Covid-19, deberá tener un papel más activo en la política estatal, tal vez ya la tenía en la bolsa, pero el inminente registro al nuevo partido de Elba Esther Gordillo, necesita respuestas de la clase política aliada al PRI en la entidad. Una de las respuestas es el fortalecimiento del PANAL para evitar que el elbismo crezca en Sonora.


La presidencia del Congreso al PANAL le abre vías de apoyo logístico, financiamiento y poder para meter zancadillas a la ex presidenta del SNTE, en al menos este estado.

Si no hubiera sido por eso, Lola hubiera hecho chuza, hoyo en uno, enceste sin tocar aro y hasta juego sin hit ni carrera.

Pero si alguien cree que ya no puede ganar más, esperen los resultados de la Comisión Anticorrupción, que ella preside, de cómo se definirán y quienes serán los seleccionadores del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción.

Es increíble lo que una sola diputada -sin fracción- puede lograr cuando sabe lo que quiere y diseña la forma de lograrlo con los medios a su alcance.

110 vistas

©2019 por El breve espacio. Creada con Wix.com