Buscar
  • El breve espacio

Claudia sube; Claudia, no.

Luis Enrique Ortiz


La que está imparable, al menos según datos de Mitofsky, es la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, quién de noviembre a la fecha ganó casi diez puntos ¡En tan sólo un mes!


Para quienes pensaban que no podría haber un fenómeno electoral similar o superior al de Andrés Manuel López Obrador, pues no la pierdan de vista, porque pasar del 50.3% de aceptación popular al 60.2% en tan sólo 30 días, es que algo interesante, bueno o malo, está pasando ahí.


Con estos números, no hay Monreal que le haga frente a la Doctora Sheinbaum Pardo, en el 2024.


El senador tal vez deba esperar otros seis años para lograr su sueño de ser presidente, tal vez nunca lo logre y como a Muñoz Ledo, al zacatecano lo encasillarán como pastor y operador de mayorías de próximas legislaturas y con una presidenta de MORENA como titular del poder Ejecutivo, muy probablemente la hoy jefa de gobierno.


Fuera de MORENA, no hay nadie que le pueda disputar con seriedad la candidatura presidencial; en el PRI y en el PAN, hay indicios de que, en efecto, la 4T, con todo y sus defectos, enfrenta a una oposición pedorra y catarrienta, sin candidatos fuertes ni siquiera prospecto alguno.


Con todo y los buenos números de los gobernadores panistas de Yucatán, Mauricio Vila; Baja California Sur, Carlos Mendoza o de Querétaro, Francisco Domínguez. El PAN no hace uno contra MORENA, al menos no si las elecciones fueran hoy.




Incluso el PRI, donde hay un selecto grupo de gobernadores priistas no perseguidos –al menos hasta hoy- por la FGR o el gobierno gringo, no les dan las cuentas para completar un perfil competitivo. Quirino Ordaz, gobernador de Sinaloa, le ha estado pisando los talones a Vila, en eso del liderato absoluto en materia de popularidad, éste, el panista con 78.8% según Mitofsky y aquel, con 62.9%. Muy lejos su compañero de partido, gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, con poco menos del 40% de aceptación.


Así que, teniendo como discreto coordinador de campaña al propio AMLO, la sucesión del proyecto consolidador de la Cuarta Transformación, estaría resuelto. A menos que el Diablo meta la cola. Y el Diablo, puede presentarse como Ángel de Luz.


Por otro lado, llama la atención, el discreto, pero sostenido descenso que ha sufrido, según los números de Mitofsky, la gobernadora de Sonora Claudia Pavlovich.


Del 35.6% de aceptación que tenía la mandataria en noviembre, cayó al 35.4% en diciembre, lo cual no es poca cosa, considerando que su porcentaje de aceptación indica que sólo uno de cada tres sonorenses está de acuerdo con su forma de gobernar.



De acuerdo la empresa liderada por Roy Campos, Claudia Pavlovich, está incluso por debajo de gobernadores como Cuitláhuac García, de MORENA, en Veracruz o de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, del PAN-PRD, entidades caracterizadas por muy altos niveles de violencia que incluyen asesinato, desaparición, violaciones, tráfico de personas, etcétera.


La sonorense apenas está por arriba de los mandatarios de Guerrero y Baja California, Héctor Astudillo y Jaime Bonilla, respectivamente, quienes ocupan, en ese orden, los lugares 19 y 20 en la tabla general de posiciones, según la referida firma encuestadora.


Por otro lado, se nota el empoderamiento real de un nuevo grupo de mujeres recién llegadas al poder en Sonora, quienes al parecer empiezan a hacer clic entre sí, que produce una incipiente sinapsis política entre estos personajes, de quienes saldrán cosas muy buenas para Sonora.


La diputada federal Wendy Briceño Zuloaga, cuyas fortalezas son su lucha por la igualdad de género y su congruencia, se está moviendo y bien en el sentido correcto del female empowerment, en el mismo espacio político que gratas sorpresas dentro de MORENA como la regidora de Hermosillo Mary Carrasco; las diputadas locales Diana Platt, Miroslava Luján o la propia senadora Lily Téllez, quien más que hacer clic, ha llamado la atención por su franqueza y sus cada vez más esporádicos llamados a meter gente a la cárcel.


Incluso, en sus ratos libres, la no tan novata –políticamente hablando- de nuevo diputada federal Lorenia Valle, tiene grandes coincidencias con las antes mencionadas, al menos es lo que se infiere de sus comentarios en redes sociales hacia las mismas, en especial a Lily Téllez, con quien coincide en rechazar la interrupción del embarazo. Debate aparte, supo reconocer a quienes desde el Congreso del Estado rechazaron el endeudamiento de la entidad, votando en contra de la Ley de Ingresos 2020, Diana Platt y Miroslava Luján.


Las mujeres se están empezando a juntar y esta vez más en serio que nunca.



Por último, no pierdan de vista a Leonel Godoy Rangel, ex presidente del PRD y ex gobernador de Michoacán, es cosa de poco para que sea el próximo presidente del CEN de MORENA. El hoy secretario de Organización de ese partido, es viejo lobo de mar y se las traga ardiendo, pinto viejo mucha ventaja.

0 vistas

©2019 por El breve espacio. Creada con Wix.com